Ex becaria insta a ser aprovechados como capital humano por los agentes económicos para apuntalar al Paraguay

05/05/2022 Sarah Estefanía Bracho, 34 años, de Luque es Ingeniera Agrónoma por la UNA y con la beca del Programa Becal pudo hacer, entre el 2018-2019, una Maestría en Estudios del Desarrollo en la Universidad de Melbourne, Australia. Actualmente, es Oficial de Monitoreo y Seguimiento del Proyecto sobre Desarrollo Rural y Agricultura Sostenible en Paraguay, implementado por la Fundación Capital y financiado por KOICA.

Volvió a Paraguay en febrero del 2020, justo antes de la llegada de la pandemia del Covid_19 al país. A los pocos meses de su regreso integró la Comisión Directiva de Red Paraguaya por Ciudades Sustentables, con la particularidad de que la mayoría de los miembros de la Comisión Directiva son becarios retornados de BECAL. Es un espacio donde todos comparten su sueño de transformar nuestras ciudades en ciudades más sostenibles, justas e inclusivas.

Refirió que “anhela gobernantes justos, que traigan paz, y seguridad. Hay mucho por hacer en nuestro país, y un tremendo potencial en su gente trabajadora y luchadora. Es clave para salir adelante la educación, el esfuerzo y la confianza en la sociedad. Los becarios retornados aprendimos mucho de nuestra experiencia y podemos replicar nuestras vivencias a los demás, motivar y contribuir a que no se apague el sueño de un Paraguay mejor para todos”.

Consiguió trabajo a los 7 meses de haber retornado, lo cual considera como un buen tiempo, ya que era plena pandemia y con todas las actividades paradas. Desde ese tiempo y hasta ahora trabajó en la Cruz Roja Suiza como Asesora Técnica, en el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura IICA como Asistente Bilingüe de Representación, y en la Fundación Capital como Oficial de Monitoreo.

La ex becaria comentó que sus experiencias en el exterior le hicieron crecer de forma integral, ya que el Programa de Maestría, más allá de darle conocimientos, mejorar su nivel de inglés y permitirle acceder a buenos puestos laborales a su regreso, le facilitó ver todo lo que en Paraguay falta por hacer.

“Volví con ganas de replicar modelos de vida a partir de mi experiencia. Puedo también decir que adquirí nuevas habilidades que me permiten desempeñarme mejor en el día a día, ya sea profesionalmente o en tareas cotidianas personales. Por ejemplo, puedo trabajar mejor con la gente y valorar la diversidad, y enfrento los desafíos con más coraje”, expresó.

Sarah reconoció que al principio no fue fácil encontrar trabajo y tuvo muchas aplicaciones a puestos que no fueron exitosas, pero luego las ofertas de trabajo fueron surgiendo sin buscarlas.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.